Conoce un lugar de leyenda...

Compartir en facebook
Compartir en google
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Dice la tradición que el Apostol Santiago a lomos de su corcel blanco con su espada en alto, ayudó a las tropas cristianas en el valle glacial, fuente del rio Boeza, contra los muyahidines. Los cristianos, atemorizados por el tamaño ingente de tropas musulmanas, pidieron ayuda al rey de León temiendo por las vidas de sus familias ante tan difícil empresa. La leyenda dice que el rey les contestó que era inútil su resistencia ya que su victoria se antojaba más difícil que “capturar un oso en vivo”. 

Los lugareños, heridos en su orgullo, apresaron al día siguiente un oso y se presentaron ante el monarca. Con las tropas cristianas ya formadas y viendo su escaso número, el apóstol Santiago dudó sobre sus posibilidades de victoria. Viendo su preocupación, las tropas empezaron a gritar “Dios ayuda a Santiago” y en respuesta la Virgen María, continua la leyenda, envió mariposas para hacer girar la cabeza al apóstol y que así tomara consciencia de su entorno. Con la estrategia entonces clara la victoria no se podía escapar a las tropas cristianas.

Con Almanzor hostigando León solo la fe ciega de los cristianos en la ayuda del Apostol Santiago les permite mantener su resistencia.

En este lugar privilegiado, enmarcado entre la sierra de Gistredo y Cilleros, se erigió una ermita en recordatorio de tan noble gesta. Por desgracia en 1796 la ermita fue prácticamente destruida y la que hoy en día contemplamos, que data del siglo XIX, es una reconstrucción de la misma realizada con piedras de la zona.
.

Conoce un lugar de película...

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest

Campo de Santiago es un remoto lugar dotado de leyenda por los cuatro costados, o más bien por todas sus laderas. De modo que no es de extrañar que tanto por su imponente aspecto de lugar recóndito, como por su tradición legendaria fuera elegido para el rodaje del eje central de la trama de la película El Filandón. 

En dicha película, cuatro conocidos autores leoneses se reúnen en la ermita que preside Campo de Santiago para rendir tributo contando una historia cada uno. Los autores que aparecen son Luis Mateo Díez, que narra Los grajos del sochantre, Pedro Trapiello narra Láncara, Antonio Pereira Las peras de dios, José María Merino El desertor y Julio Llamazares Retrato de bañista, este último también sale en la película aunque no se reúne con los otros cuatro en la ermita.
.

contacta:

    © 2019 – Fasgar